escribe a mi correo cualquier consulta

martes, 16 de diciembre de 2008

Claves para sobrevivir a un viaje con sus nietos

Muchos de nosotros ya hemos viajado con nuestros propios hijos y nietos para celebrar determinados eventos o reuniones familiares. Sin embargo, cuando se trata de salir de vacaciones sólo con los nietos, es decir sin sus padres, el comportamiento de los más bajitos es muy diferente.

En efecto, la sensación de no sentirse controlados o reprimidos por sus padres, puede hacer que su personalidad cambie completamente. Sin embargo, como abuelos, es posible que podamos sobrellevar esto y convertirnos en sus nuevos guías, logrando que todos sus gimoteos, rabietas y caprichos, se acaben rápidamente. Aunque esta, no es una tarea sencilla.

La situación era muy diferente cuando éramos jóvenes, y nuestros propios abuelos vivían a menudo en la misma casa o muy cerca de la misma. Actualmente, con las distancias y los tiempos del mundo moderno, tener que convivir en un viaje con nuestros propios nietos puede ser una experiencia totalmente novedosa, desde el momento en que los vemos pocas veces al año.

Pero, por otro lado, como muchos de nosotros nos retiramos antes de lo que lo hacían nuestros padres, también tenemos una mayor energía y medios necesarios para efectuar esta salida. Con todo, no podemos ser tan enérgicos como nuestros hijos en el cuidado de los nietos: por ejemplo, deberíamos casi olvidarnos de hacer largas caminatas o nadar con ellos, así como también de muchas siestas de la tarde.

Aunque la mayoría de los expertos recomiendan comenzar con tales viajes cuando los chicos tienen ocho o nueve años, hay varios casos de abuelos que incluso llevaron a sus nietos de tres años. Claro, ellos los conocían muy bien y tenían una relación muy cercana, por lo que sabían cómo manejarse sin sus padres.

A solas con sus nietos

A continuación, le ofrecemos algunos consejos sobre como manejarse con los chicos y sin sus padres, sin morir en el intento:

* Comience realizando viajes cortos a museos o parques zoológicos cercanos, junto con almuerzos en un restaurante o local de fast-food.

* Recuerde que los chicos necesitan un cierto tiempo para pasar con sus pares o en lugares donde puedan manejarse solos.

* Sepa si al niño le gusta manejarse sólo e independientemente, o prefiere por el contrario ser controlado y tener un programa más estructurado, lo cual se suele ofrecer en la mayoría de los cruceros y resort más importantes.

* Al visitar parques temáticos, le convendría pagar el cargo adicional por poder pernoctar en los cuartos que allí se alquilan, o para dar a los niños la chance de poder nadar en la piscina del hotel.

* Si en algún lugar tendrán que estar parados durante mucho tiempo bajo el sol, sin ningún intervalo, sepa que todos podrán ponerse irritables, por lo que lo mejor es directamente no concurrir a esos sitios.

* Además de los medicamentos específicos que su nieto necesite, lleve un permiso escrito de sus hijos para poder actuar en caso de emergencias médicas.

* En el caso de que los padres estén divorciados, y sólo uno de ellos tenga la custodia, debería llevar una carta que lo autorice a realizar el recorrido junto a su nieto.

* Para los paseos del coche, llevar un teléfono celular por cualquier emergencia le dará una mayor seguridad.

* No se olvide de llevar ítems para entretener a sus nietos, como por ejemplo una muñeca o una manta preferida, autitos, libros y juegos, o un pequeño velador por si el chico suele dormir con luz.

* Considere seriamente la posibilidad de que su nieto participe en la planificación del viaje, así como para armar y guardar un diario de viaje y tomar las fotografías.

* Para evitarles sentimientos de nostalgia, permita que sus nietos llamen a su casa todas las veces que lo considere necesario. Incite también al niño a escribirles a sus padres postales y cartas durante cualquier momento de la trayectoria, de modo que puedan sentir que siguen en constante conexión con sus padres.

Confíe en estas sugerencias, y vea cuan satisfactorio resultará el viaje que está planeando. Luego, durante todo el año, le llamarán por teléfono con una única pregunta: "abuelos… ¿cuándo volvemos a irnos de vacaciones?"