escribe a mi correo cualquier consulta

jueves, 18 de diciembre de 2008

CEPAL

CEPAL prevé fin de la bonanza en América Latina en 2009
La economía de América Latina, golpeada por la crisis mundial
, crecerá 1,9% en 2009, la tasa más baja en seis años, y menos de la mitad de la registrada este año, poniendo fin al ciclo de bonanza en la región, informó este jueves la CEPAL.

En 2008 había registrado una expansión de 4,6%, apoyada aún por las favorables condiciones del mercado de las materias primas.

"Estamos ante el final de un período con escasos precedentes en la historia de la región", dijo la CEPAL en su 'Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2008', presentado este jueves en Santiago, sede del organismo dependiente de las Naciones Unidas.

El ciclo de bonanza, con un crecimiento promedio regional de 5%, estuvo acompañado por una mejora de los indicadores del mercado laboral y una disminución de la pobreza en la región, los que, sin embargo, volverán a resentirse a partir de 2009.

Para el próximo año, la CEPAL estima un aumento de la tasa de desempleo desde 7,5% en 2008 a niveles entre 7,8 a 8,1%, con un incremento del mercado informal. El aumento significará que hasta 1,8 millones de personas se sumen al actual número de desempleados, de 16 millones.

Como consecuencia de esto, se espera que la pobreza supere los actuales 182 millones de personas.

La región, al igual que el resto del mundo, resentirá en 2009 los efectos de la crisis financiera internacional, de cuya magnitud aún no se tiene una idea precisa, según CEPAL.

"La profundidad y duración de la recesión dependerán de la eficacia de las medidas de estímulo de la demanda implementadas para compensar la caída del gasto privado, así como de la vuelta a la normalidad de los mercados crediticios", advierte el documento.

Las medidas adoptadas por la Reserva Federal (Fed) estadounidense y los bancos centrales de otros países deberían permitir que las economías desarrolladas superen la etapa más profunda a partir del segundo semestre de 2009, una situación de la cual no hay certeza, según la CEPAL.

Por tal razón "no puede descartase un escenario más pesimista", en el cual la recesión continúe o se profundice.

En ese escenario, la región crecería por debajo de 1,9% e incluso llegaría a un 0%, según explicó en rueda de prensa Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de CEPAL.

"Si eso no ocurre (recuperación de las economías desarrolladas), la región puede crecer a cero", señaló.

La crisis afectará a América Latina por una esperada reducción del volumen y el precio de sus exportaciones, como consecuencia del descenso en la cotización de las materias primas, el motor del crecimiento regional.

Se espera además una caída de las remesas enviadas por sus trabajadores emigrantes, fundamental para la mayor parte de las economías del Caribe, Centroamérica y México, y una baja de la inversión extranjera directa y de la demanda de servicios en turismo.

Los países latinoamericanos enfrentarán además mayores dificultades de acceso y un mayor costo del financiamiento externo.

Una consecuencia positiva de la crisis será la reducción de los niveles de inflación. Se estima que el indicador baje desde 8,5% a 6% en 2009.

La CEPAL advierte también sobre un deterioro de los niveles distributivos y aconseja a los países de la región adoptar "soluciones coordinadas" para enfrentar la crisis, sobre todo con medidas destinadas a impulsar la demanda y fomentar el comercio regional.

En 2009, todos los países de la región registrarán caídas en su producto, con mayor profundidad en el caso de Argentina, que pasará de una expansión de 6,8% en 2008 a un crecimiento de 2,6% el próximo año, y Brasil, que pasará de un 5,9% a un 2,1%.

Uruguay, que este año lidera en 2008 el crecimiento regional, con 11,4%, cerrará 2009 con una expansión de 4%.

Perú, con una expansión estimada de 5%, será el país que más crecerá el próximo año, seguido de Nicaragua (4,5%), República Dominicana (4%) y Venezuela y Bolivia con 3%. El resto registrará crecimientos entre 2,6% y 1%, salvo México que se espera tenga el peor rendimiento, con un 0,5%.