escribe a mi correo cualquier consulta

domingo, 21 de diciembre de 2008

Combatir la celulitis

Combatirla es difícil, pero no imposible si quieres acabar con la celulitis de una vez sigue el plan de ataque en tres pasos que hemos organizado para ti. Todos sabemos que es la celulitis y si la tenemos o no. Es ese aspecto acolchado y con hoyitos que aparece en los glúteos, los muslos, el vientre… y casi todas tenemos, seamos delgadas o tengamos unos kilitos de mas, hayamos tenido hijos o no… Sabemos también que las causas no están solo en comer grasas y no hacer deporte, están en las comidas desordenadas, el estrés, el café, el tabaco, la genética…

El secreto está en el orden
¿Te has fijado que hay
mujeres muy deportistas que tienen celulitis? La explicación es sencilla: cuando hay grasa acumulada hay que activar la circulación antes de comenzar a ejercitar la musculatura. De hacerlo al revés lo que conseguirás es que la celulitis se enquiste y sea más difícil eliminarla. Así, antes de comenzar a trabajar los músculos debes estar unos días activando el bombeo circulatorio, tanto venoso como linfático para movilizar las grasas y eliminar líquidos.

PRIMERO: ACTIVAR LA CIRCULACIÓN
La mejor forma de mejorar la circulación es moverse. Y hay un movimiento que haces cada día y casi continuamente: andar, pero para que sea efectivo debes hacerlo bien.

Flexiona las rodillas. Procura caminar con las rodillas ligeramente flexionadas. Así das movilidad a la pelvis y evitas que la grasa se acumule en glúteos y caderas.

Combina la longitud de los pasos. Concéntrate y juega con la amplitud y la velocidad del paso: corto, largo, rápido, lento…

Vigila al colocar el pie. Al andar apoya primero el talón, luego la planta y al final los dedos. Así activas el retorno venoso.

SEGUNDO: TONIFICAR LOS MUSCULOS
Está claro que practicar deporte es lo mejor para tonificar el cuerpo, pero como casi seguro que no tienes tiempo para hacerlo te proponemos unos ejercicios muy sencillos que puedes hacer en cualquier momento en tu propia casa.

Tumbada en la cama. Levanta una pierna y mueve el pie arriba, abajo y a los lados. Estírate y cambia de pierna.

Sentada en una silla. Siéntate en el borde, con las piernas estiradas y los talones apoyados, flexiona una pierna y apoya toda la planta del pie. Alterna ambas piernas varias veces.

De pie. Apóyate sobre una pierna con la rodilla ligeramente flexionada y dibuja vocales con el pie de la otra pierna.

TERCERO: LA AYUDA COSMÉTICA
Para que tu piel se "alise" visualmente y mejore el clásico acolchado, es fundamental tratarla con cosméticos específicos que puedes elegir en función de tus preferencias.

Si eres perezosa. Los parches y los cosméticos orales son tu mejor opción., pero recuerda que no pueden usarse de forma continuada y que debes descansar dos meses entre tratamientos.

De aplicación meticulosa. Hay anticeluliticos que tienen una efectividad muy alta, siempre y cuando te lo pongas siguiendo a rajatabla las instrucciones. El secreto de su éxito radica no solo en sus ingredientes, sino también en su correcta aplicación.

Formulas concentradas. Busca formulaciones concentradas a base de ingredientes anticeluliticos potentes, como la cafeína, el fucus o la carnitina.

No olvides hacerte masajes. La grasa no se acumula igual en todo el cuerpo. Al ponerte la crema aprovecha para hacerte un masaje diferente en cada zona del cuerpo. En las pantorrillas, rodillas y muslos, realiza movimientos ascendentes del tobillo a la ingle. En caderas, glúteos y vientre, dibuja círculos en el sentido de las agujas del reloj. Y en los brazos, da pasadas largas hacia las axilas.

Las cremas se aplican tras la ducha y después de masajear la piel con una esponja o un cepillo para "calentarla".

Para eliminar líquidos hay que beber unos dos litros de agua al día, y recuerda que si bebes más de la cuenta lograras el efecto contrario.