escribe a mi correo cualquier consulta

jueves, 5 de noviembre de 2009

Aceites Saludables

Una fuente importante de grasas son los aceites. Sin embargo, existe una gran cantidad de aceites; de allí la necesidad de saber distinguir cuáles resultan más beneficiosos para nuestra salud o para combatir un determinado tipo de dolencia.

Aceite de aguacate:
Las frutas usualmente tienen un bajo contenido de grasa(alrededor 1%). Sin embargo, el aguacate, a pesar que es considerada una fruta, contiene 24%. Esta grasa es muy parecida en su composición a la del aceite de oliva, lo cual la convierte en una muy saludable.

Aceite de semillas de calabaza:
Estas semillas de calabaza son consideradas una rica fuente de proteína vegetal natural (29%) y además contienen grasas esenciales insaturadas (oleico y linoleico). El aceite extraído de las semillas resulta excelente para combatir problemas de dentadura, vejiga y próstata.

Aceite de cártamo:
El aceite de cártamo es muy similar, por sus propiedades nutritivas, al aceite de sésamo. Tiene el mayor contenido en ácido linólico de todos los comestibles poliinsaturados. Se han comprobado sus efectos benéficos en la disminución del colesterol malo. Este ácido además, favorece la absorción del calcio y, por tal razón, está muy indicado en casos de osteoporosis.

Aceite de semillas de girasol:
Es muy rico en ácido linoleico (64%) y vitamina E por lo cual es muy indicado para la arteriesclerosis y para equilibrar el colesterol bueno y malo. Es, igualmente, saludable para el páncreas y la vesícula. El magnesio que posee lo convierte también en un aceite indicado para enfermos de cáncer.

Aceite de lino:
Tiene un elevado contenido en ácidos grasos omega 3 y vitamina F. Este aceite tiene un efecto benéfico sobre los sistemas cardiovascular, inmunitario y nervioso. Igualmente, alivia las afecciones de la piel, así como las inflamaciones articulares como la artritis.

Aceite de germen de maíz:
Este aceite es muy rico en vitamina A, E, calcio y hierro que lo convierte en un buen aliado de la actividad cerebral y del sistema nervioso. Aunque su contenido en ácido oleteo le convierte en estable para cocinar, se recomienda tomarlo crudo para aprovechar mejor sus propiedades.

Aceite de onagra o prímula
El aceite de onagra contiene ganmalinolénico (8,3%), linoleico (71,5%), ácido oleico (10,9%) y palmítico (6,6%). De allí que previene el envejecimiento fisiológico, las enfermedades degenerativas, alivia los síndromes premenstrual y los síntomas de la menopausia, controla el colesterol, la arterieesclerosis y la trombosis. Es necesario para conservar en buen estado el cabello, la piel y las uñas.

Aceite de oliva:
Es una fuente rica de ácido oleico (entre 74% y 80%) y, también, tiene una pequeña proporción (14%) de ácidos grasos poliinsaturados esenciales, vitamina E y otros antioxidantes. Por esta razón, protege al aparato digestivo, activa el funcionamiento del páncreas y del hígado, evita el estreñimiento y previene la hipertensión arterial.

Inclusive existen remedios caseros muy empleados con aceitede oliva. Por ejemplo: Se recomienda tomar de1 a 3 cucharaditas de aceite prensado en frío cada mañana, en ayunas, para combatir el estreñimiento, eliminar cálculos y arenilla de la vesícula biliar y regular el funcionamiento del hígado o mezclarlo con zumo de limón para obtener una piel tersa y para eliminar la costra que les sale a algunos niños en la cabeza durante la lactancia.

Aceite de semillas de sésamo:
Son semillas muy nutritivas y ricas en lecitina y ácidos grasos para disolver el colesterol. Igualmente, tienen fósforo, niacina y vitamina E. Por ello, su aceite beneficia el corazón, la circulación sanguínea y la oxigenación.

Aceite de soja:
El aceite de soja tiene un elevado contenido en fitoestrógenos, además de ácidos grasos saturados, monoinsaturados y polinsaturados. Se asimila y digiere con facilidad. Se aconseja para nerviosos y diabéticos.