escribe a mi correo cualquier consulta

viernes, 18 de diciembre de 2009

JooJoo

Si la blogosfera es una telenovela no hay duda de que Michael Arrington es la agraviada protagonista. Hace unos días comentaba en el blog como su sueño de una tableta barata “para navegar desde el sofá” se ha venido abajo. Siempre hay que saber con quién se acuesta uno en Silicon Valley.

Sus "socios" han decidido lanzar la tableta por su cuenta y bajo otro nombre. Se llamará JooJoo y de las metas establecidas al principio del proyecto queda poco. Con una pantalla táctil resistiva, es decir, como la del iPhone, de 12,1 pulgadas y un sistema operativo parecido a ChromeOS (pensado por y para la web sin instalación local de programas), la tableta sale a la venta en unos días aunque se empezará a entregar en 2010.

La ronda de pruebas y demostración ha empezado y JooJoo parece recibir críticas muy similares: es una idea interesante pero a 500 dólares -339 euros- el kilo sale más a cuenta apostar por un netbook, que al fin y al cabo se parece más a un PC convencional, es más fácil introducir información gracias al teclado y se pueden instalar en él algunos programas que el enfoque del sistema operativo "en la nube", ahora mismo no permite, como Skype.

Con todo, creo que es un buen adelanto de lo que veremos a lo largo del año que viene y no sólo desde, como parecen apuntar los rumores, Apple (con una tableta que vendría a ser un iPod Touch de grandes dimensiones), sino también de otros fabricantes de PC y netbooks jugando en diferentes rangos de precios y tamaños.

Hasta qué punto hay realmente un mercado para este tipo de productos es algo que nadie sabe. Ha habido algunos intentos pero siempre con resultados desastrosos, pero llevar un PC al sofá no parece una mala combinación y somos ya muchos los que nos sentamos con el portátil en el regazo y dejamos la televisión prácticamente de ruido de fondo.

Para la industria editorial estas tabletas podrían tener también más sentido que el libro electrónico, que sustituye al "libro" tradicional pero que por ahora ofrece una experiencia muy pobre en contenido multimedia y es incapaz de replicar las ventajas de una revista o un periódico.