escribe a mi correo cualquier consulta

jueves, 22 de enero de 2009

Obama congela los salarios más altos de la Casa Blanca

En su primer día de gobierno, el presidente anunció el techo a los sueldos del personal jerarquizado de su administración. “Las familias se ajustan los cinturones, y así lo debe hacer Washington”, subrayó. También se comunicó con los jefes de gobierno de Israel, Palestina, Jordania y Egipto, y renovó su vocación de alcanzar la paz. Además, decidió suspender temporalmente los juicios en Guantánamo.

En su primer día de gobierno, el presidente Barack Obama se comunicó con los principales líderes de Medio Oriente y congeló los salarios del personal más jerarquizado de la administración pública federal, además de endurecer los límites para los lobbystas que actúan en Washington y establecer “nuevos estándares en la apertura” de la gestión.

“Aunque mantengamos la confianza pública, no debemos olvidarnos que aquí somos servidores públicos”, afirmó el presidente en la ceremonia de juramento de los miembros de su staff, con quien se dio la mano uno por uno.

“Las familias están ajustándose los cinturones, y así lo debe hacer Washington también”, agregó.

El flamante presidente comenzó a trabajar hoy mismo en dos de los temas más sensibles que enfrentará en el inicio de su gestión: la crisis económica y las principales cuestiones de defensa.

En las primeras 24 de su gestión, Obama ya ordenó la suspensión temporal, por 120 días, de los procesos abiertos a los presos del controvertido penal de Guantánamo, en Cuba, mientras la nueva administración revisa los procesos iniciados allí.

"Con el objetivo de dar tiempo al recién nombrado presidente y su administración para que revise las comisiones militares, el secretario de Defensa busca, por orden del presidente, congelar los casos pendientes durante 120 días", declaró el fiscal Clay Trivett en una nota remitida a los jueces implicados.

Esta nueva orden de congelar los procesos judiciales hasta el 20 de mayo -transmitida por el secretario de Defensa, Robert Gates a los fiscales- otorgará más tiempo a la nueva administración para evaluar los casos y decidir su condena, informó la agencia de noticias Europa Press.

Actualmente son 21 los procesos en marcha en Guantánamo y en cinco de ellos -los más emblemáticos- los reclusos están acusados de planear los atentados del 11-S, y enfrentan la pena capital, informó la agencia de noticias ANSA.

Durante toda su campaña, el demócrata dijo que el centro penitenciario para sospechosos de terrorismo, convertido en un símbolo mundial de los abusos cometidos contra los detenidos por parte de Washington, debe ser cerrado lo antes posible.

Asimismo, y con el objetivo de atacar el mayor problema que enfrentará en su gestión, Obama se reunirá hoy con su equipo económico para discutir el plan de estímulo económico por él promovido, según anunció la Casa Blanca.

"Se reunirá con sus asesores económicos. Creo que será por la tarde", indicó el nuevo portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs. Según estiman fuentes del entorno de Obama citadas por la agencia de noticias Europa Press, se pondrá la mira en algunas de las regulaciones pendientes.

El presidente pidió a todas las agencias federales y departamentos que detengan cualquier revisión en proceso, a través de un documento firmado por el jefe de gabinete Rahm Emanuel. En este sentido, la Casa Blanca apuntó en una nota que todo queda paralizado hasta que "la administración Obama lleve a cabo una revisión legal y política".

Asimismo, Obama discutirá con el secretario de Defensa, Robert Gates, y el jefe del Estado Mayor, Mike Mullen, la posibilidad de acelerar la retirada de las tropas estadounidenses desplegadas en Irak, tal como ratificara ayer en su discurso de investidura.

Está previsto que el general David Petraeus, quien lideró el destacamento estadounidense en Irak entre 2007 y 2008, asista a la reunión. En la actualidad, Petraeus encabeza el Comando Central de Estados Unidos.

Además, el comandante norteamericano en Irak, general Ray Odierno, participará en el encuentro mediante videoconferencia.

Se espera que Obama, quien prometió retirar a los soldados estadounidenses de Irak en los próximos 16 meses, aproveche para tratar la situación en Afganistán, adonde podrían ser enviados más destacamentos militares para hacer frente al recrudecimiento de los combates con los talibán.

En la actualidad Estados Unidos mantiene a 142.000 soldados en Irak y a otros 33.000 en Afganistán.

En el caso de cumplirse el plan de Obama, Estados Unidos habrá dejado de tener presencia militar en Irak en mayo de 2010, cumpliendo así con el acuerdo alcanzado con el Gobierno iraquí, según el cual las tropas estadounidenses deben abandonar el país antes de 2012.