escribe a mi correo cualquier consulta

jueves, 7 de mayo de 2009

Sol Meliá ralentiza el ritmo de inversiones

Nadie es ajeno a la crisis. Tras un largo período de bonanza económica, la demanda de viajes experimenta una contracción significativa, hecho que está perjudicando a las empresas turísticas. Pese a este panorama, Sol Meliá "confía en su solidez y en sus cuentas saneadas para salir de la crisis". Aunque el Turismo, uno de los motores de la economía nacional, no es uno de los sectores más afectados por la crisis internacional, la caída de la demanda de viajes está mermando los resultados de las empresas que operan en este segmento. Un ejemplo es Sol Meliá, cadena hotelera que cuenta en la actualidad con más de 300 establecimientos repartidos por cuatro continentes, que tras varios años con "resultados satisfactorios, alcanzando en 2007 un récord", ha experimentado en 2008 un recorte de los beneficios del 68%, situándose en algo más de 51 millones de euros.

Ante esta situación, a falta de cifras del primer trimestre de 2009, la cadena hotelera opta por "ralentizar el ritmo de inversiones para el presente año", destinando 100 millones de euros, cifra inferior a la inicialmente prevista, según informan fuentes de la empresa. Esta cantidad irá destinada, esencialmente, "al mantenimiento de los establecimientos", así como a aumentar la calidad de los mismos, "ofreciendo nuevas experiencias a los clientes".

Pese a que la situación es complicada, la compañía hotelera "confía en su solidez y en los esfuerzos realizados en los últimos años para mantener las cuentas saneadas para salir sin mayores problemas de esta crisis, e incluso salir reforzados", informan desde Sol Meliá. Algunas de las claves para recuperar la senda del crecimiento son, además de la reducción de los gastos, la "potenciación de iniciativas comerciales que faciliten un incremento en los ingresos, la apuesta por acciones que potencien el valor de la marca o la continuación de las medidas que sostengan la solidez financiera de la cadena".