escribe a mi correo cualquier consulta

martes, 27 de enero de 2009

La Dieta Disociada

Es un régimen basado en no mezclar en la misma comida hidratos de carbono (arroz, maíz, pasta, patatas, pan...) y proteínas (carne, pescado, huevos, queso, leche, yogur, frutos secos, lentejas, garbanzos o cualquier tipo de legumbre).

También se recomienda realizar cinco comidas al día: desayuno, almuerzo a media mañana, comida, merienda y cena.

La dieta funciona debido a que estos alimentos requieren un ph diferente en el estómago para su digestión, de modo que si se ingieren en el mismo momento el organismo no consigue digerirlos correctamente, y por ello, tampoco asimilar adecuadamente sus nutrientes.

La ventaja de llevar esta dieta a cabo es que no requiere grandes sacrificios como abstenerse de comer, ya que no se prohíbe ningún alimento, no contar siempre las calorías.

Hay que considerar que es un método de adelgazamiento rápido que, realizado de forma correcta, estricta, responsable y sobre todo nos permite aprender a comer bien, sano, no sufrir por comida y mejora la digestión , aliviando, por ejemplo, los problemas de acidez.

Inconvenientes
Debemos destacar que esta dieta ha de ser algo temporal debido al déficit de vitaminas hidrosolubles y de calorías, podría resultar perjudicial para el organismo.

Para esta dieta se recomienda aumentar la ingesta de proteínas y grasas.

Un ejemplo de todas las comidas de un día.
-Desayuno: infusiones, té, café o zumo; acompañado de pan (con miel o mermelada) o fruta con yogur. A cualquiera de estos posibles desayunos se puede añadir algún fruto seco, siempre en poca cantidad.

-Media mañana: fruta (se recomienda no mezclar frutas ácidas y dulces).

-Comida: verduras (crudas, estofadas, hervidas o como queramos) e hidratos (arroz, pasta, patatas...). De postre, yogur o fruta y una infusión o un café.

-Merienda: es posible variar, sin mezclar, entre una pieza de fruta, un yogur, un par de galletas, un poco de embutido o queso, acompañado de té, café o infusión.

-Cena: de primero se puede consumir, al igual que en la comida, sopa o caldo de verduras o las mismas verduras cocinadas de manera ligera. Pero de segundo optaremos por una fuente de proteínas a elegir. De postre, yogur o fruta.