escribe a mi correo cualquier consulta

lunes, 30 de marzo de 2009

Conociendo Oviedo

En la actualidad Oviedo es una ciudad moderna, cosmopolita, la peatonalización de muchas de sus calles, la rehabilitación de viejos edificios, plazas, así como su iluminación, conservación y limpieza, la convierten en una ciudad que invita al paseo y al ocio, con un altísimo nivel de infraestructuras que permiten la organización de todo tipo de eventos culturales y artísticos.

Entre sus monumentos se destac an: La Catedral, Santa Maria del Naranco, Santa María de Bendones, San Isidoro, San Juan el Real, La Corte, Museo de Bellas Artes, San Julián de los Prados, La Cámara Santa, Fuente de Foncalada, San Tirso el Real, San Miguel de Lillo, Casa del Deán Payarinos, Casa de los Llanes, Santa María del Naranco.

En un paseo por la parte antigua no pueden faltar las calles de San José, plaza del Paraguas, Salsipuedes, Mon y plaza de Trascorrales, hasta llegar a la calle del Sol, donde se encuentra el palacio de Revillagigedo. También merece la pena llegar hasta la Plaza Mayor, sede el Ayuntamiento, de estilo herreriano, cuyas obras se iniciaron en 1622, con planos de Juan de Naveda.

Los palacios de Camposagrado, hoy Audiencia, Conde de Toreno, Valdecarzana y Heredia o la capilla de la Balesquida, en la que se venera a la Virgen de la Esperanza, son otros de los enclaves más representativos de la ciudad.

La plaza de la Escandalera es el centro neurálgico de la ciudad moderna. Desde ella se divisan la célebre calle Uría, arteria principal de Oviedo, y el Campo San Francisco, principal zona verde de la ciudad.