escribe a mi correo cualquier consulta

jueves, 26 de marzo de 2009

Obama ve signos de progreso en la economía de EEUU

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó ayer que se empiezan a ver "señales de progreso" en la economía, aunque advirtió de que superar la crisis llevará "mucho tiempo" y será necesaria la colaboración de todos.

Obama hablaba así al comienzo de una rueda de prensa televisada en horario de máxima audiencia, la segunda que concede en sus dos meses de mandato, y en la que pretende comunicar al público directamente su mensaje económico.

En una declaración antes de responder a las preguntas de los medios, el mandatario aseguró que EEUU se recuperará de esta crisis. "Va a hacer falta tiempo y paciencia" pero "cuando trabajamos juntos es cuando tenemos éxito", afirmó.

El gobernante pasó revista a las medidas económicas que ha propuesto desde su llegada a la Casa Blanca, el pasado 20 de enero, entre ellas un plan de estímulo económico de 787.000 millones de dólares y un presupuesto de 3,6 billones de dólares.

El presupuesto ha recibido duras críticas de la oposición republicana e incluso de algunos demócratas moderados, en especial después de que el brazo auditor del Congreso el pasado viernes denunciara que esa propuesta aumentará el déficit fiscal a 1,845 billones de dólares este año y a más de nueve billones en una década.

A este respecto, el presidente estadounidense defendió su propuesta presupuestaria y aseguró que "la mejor manera de reducir el déficit es con un presupuesto que nos lleve al crecimiento económico", como a su juicio haría su proyecto. Según dijo, "este presupuesto es inseparable de la recuperación económica". El presidente estadounidense ha prometido reducir a la mitad el déficit presupuestario, que se calculaba en 1,2 billones de dólares en enero, en el plazo de cuatro años. Obama considera que el presupuesto permitirá "invertir en energías renovables, crear nuevos empleos, nuevos negocios y depender menos del petróleo extranjero".

"El presupuesto que he enviado al Congreso sustentará la recuperación de nuestra economía sobre cimientos más sólidos, de manera que no tengamos que enfrentarnos a otra crisis como ésta en diez o 20 años", sostuvo. La propuesta presupuestaria de la Casa Blanca pone el hincapié en el fomento de la educación y una reforma del sistema sanitario, reformas que, en su opinión, permitirán "sentar las bases de una prosperidad segura y duradera". "Al fin y al cabo, la mejor manera de recortar el déficit a largo plazo no es manteniendo las mismas políticas de siempre, de deuda masiva y poca prosperidad. Es con un presupuesto que nos permita pasar de la era del gasto y los préstamos, a la era de los ahorros y la inversión".

AIG y las intervenciones estatales
A preguntas de los periodistas, Obama justificó la necesidad de la Reserva Federal y el Tesoro de contar con más autoridad para intervenir a otras empresas financieras. Según dijo, las autoridades pueden ahora mismo asumir la gestión de un banco, pero no de una empresa aseguradora como AIG, lo que ha dado como resultado situaciones "sin control", como el pago de bonificaciones millonarias a los directivos de esta firma. "Tenemos que poder asumir el control de cualquier entidad susceptible de poner en peligro la estabilidad del sistema financiero", concluyó Obama.

También en relación a AIG, algunas preguntas versaron sobre su silencio inicial tras conocerse los 165 millones de dólares adjudicados en bonificaciones a los directivos de la compañía. "Bien. Tardamos un par de días porque me gusta saber de que estoy hablando antes de decir nada, ¿vale?", dijo Obama al periodista que le preguntó por su tardanza, que le hizo incluso reaccionar más tarde que el fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo.